La virtud de la Justicia al ritmo del “Rey del Pop”

«Se actúa justamente estando siempre pendiente de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido. El principio de la justicia dice: “a cada uno lo suyo”. Un niño discapacitado debe ser apoyado de un modo diferente a uno superdotado, de forma que ambos reciban lo que necesitan. La justicia se esfuerza por la compensación y anhela que los hombres reciban lo que les es debido. También ante Dios debemos dejar que reine la justicia y darle lo suyo: nuestro amor y adoración». (Youcat N° 302)

Reflexión: “Se habla mucho de justicia en nuestra sociedad, pero se la entiende pocos. Movimientos que se creen justos y que promueven la equidad entre los hombres, fundamentan sus opciones en motores violentos, creyendo que, excluyendo a unos, protegen a los otros. No funciona. La justicia se basa en el conocimiento del ser humano como es, en aceptarlo, en amarlo y en buscar su bien, material y espiritual. Porque «la justicia sin misericordia es insensible» (Friedrich Von Bodelschwingh).” (Juan Antonio Ruiz)

Repartir dando a cada uno lo que le corresponde debe ir unido sobre todo a la no-violencia, a la primacía del amor, la caridad y el perdón, pero cada uno también debe hacerse responsable de sus propios errores y culpas. Tendríamos que ir sanando al mundo poco a poco de esa búsqueda equivocada de justicia que ha llevado a tantas guerras, tendríamos que ir sanando al mundo de esa indiferencia en la que hemos caído con tantos que se mueren de hambre, tendríamos que sanar al mundo de la superficialidad en que hemos caído en nuestras propias relaciones de amistad y noviazgo, sanar al mundo también del gran daño que le hacemos con la contaminación y un largo etcétera que se los dejo con esta canción de Michael Jackson, el Rey del

Pop, “Heal the world” (Sana el mundo):

*(Adaptado del artículo: Virtudes a ritmo Youcat)